Indice

 

 

 

 

 

 

El hidrógeno y el COVID-19

 

Estamos en 2020 y la economía se ve muy afectada por el COVID-19, el acontecimiento del año. ¿Cómo afecta al sector del hidrógeno? Justo en marzo, cuando se realizan las primeras inversiones en el Fondo que aquí presentamos, podemos comprar acciones que en enero valían un 30% más caro, por la brusca caída de las bolsas. ¿Afecta el COVID-19 al hidrógeno? No, el COVID-19 dañará la economía de 2020 y probablemente de 2021, pero el negocio relacionado con el hidrógeno apenas está empezando, va a ser uno de los grandes negocios del siglo, en dos sectores tan críticos como la energía y el transporte, pero las ventas serán importantes a partir de 2025. Por tanto, el hidrógeno es un sector refugio respecto al COVID-19.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Es nuevo, esto del hidrógeno?

 

No. Esta tecnología se desarrolló en la NASA, y ayudó al hombre a llegar a la luna. Hace ya 30 años en España se comenzó a trabajar en producir hidrógeno con energía solar, ingenieros españoles fueron los segundos en el mundo en lograrlo, en las instalaciones del INTA en Huelva. Más adelante, allá por 2002, tuvimos siete autobuses de hidrógeno en España, circulando por Madrid y Barcelona. En las últimas dos décadas, el principal éxito ha sido la reducción de costes, y hoy, por lo que cuesta un Tesla de baterías, se puede comprar un coche de hidrógeno con más autonomía…  ¡y que se recarga en cinco minutos!

 

¿En qué consisten las tecnologías de hidrógeno, y qué son las pilas de combustible?

 

Las tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible cuentan con dos ventajas clave. El hidrógeno (H2) es el único combustible que se puede quemar sin contaminar, generando sólo vapor de agua (H2 + ½ O2 = H2O). Y la pila de combustible es un dispositivo que permite generar electricidad a partir de la energía química de un combustible con eficiencias muy superiores a los equipos convencionales, un 60% frente al 40% de un buen motor diesel lento, y en un vehículo sigue siendo 60% frente a menos del 20% del motor tradicional.

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué aún no está implantado el hidrógeno?

 

Hablamos de una tecnología clave en los sectores de energía y transporte, donde las infraestructuras son complejas y costosas. España está de momento atrasada en el despliegue de estas infraestructuras, comparada por ejemplo con Japón, donde más de un cuarto de millón de casas tienen una pila de combustible, o con Alemania, con más de 60 estaciones de repostaje para coches de hidrógeno. Estamos en los primeros pasos de la comercialización. Por ejemplo, Hyundai ya vende coches de hidrógeno, pero su producción actual es de sólo 3.000 coches /año. Está ampliando la planta a 40.000 coches año, y prevén llegar a medio millón de coches/año dentro de 10 años.

¿Cuál es el papel del “hidrógeno verde” dentro de las energías limpias?

 

El hidrógeno verde es el producido sin apenas contaminar, a partir de energías renovables. Se puede hacer por ejemplo mediante electrolisis de agua usando electricidad solar o eólica. Las expectativas de negocio son tan importantes que, en los últimos 15 años, las empresas han realizado más patentes sobre hidrógeno y pilas de combustible que la suma de lo patentado en todas las demás energías limpias (solar + eólica + coche de baterías + etc.).

El hidrógeno verde es imprescindible en el camino de la descarbonización, como complemento a las energías renovables y a la electricidad. Podemos producir hidrógeno con los excedentes de energías renovables, para lograr adaptar la oferta a la demanda, y este hidrógeno podemos almacenarlo y distribuirlo, hasta finalmente utilizarlo con cero emisiones.

Teniendo en cuenta que con 1 kg de hidrógeno un coche puede recorrer más de 100 km, y viendo los datos de la IEA (International Energy Agency) según los cuales en muchas regiones del mundo se podrá producir hidrógeno verde a menos de 2,6 US$/kg, el uso de hidrógeno verde podrá ser incluso más barato que el transporte actual.

 

 

 

 

 

 

Mercados y aplicaciones

Sector transporte

Los vehículos de hidrógeno son la única alternativa a los eléctricos de baterías, como vehículos de emisiones locales cero. Los vehículos de baterías son interesantes para distancias cortas, mientras que los de hidrógeno sirven tanto en distancias cortas como largas, por su gran autonomía, y su tiempo de recarga comparable a un vehículo tradicional. Las primeras marcas que han comercializado coches de hidrógeno han sido Hyundai y Toyota. Otras muchas tienen ya una buena tecnología, como General Motors, Honda o Daimler. Las carretillas elevadoras son ya una aplicación donde los sistemas de hidrógeno logran miles de ventas al año, porque tienen más autonomía y menos tiempo de recarga que las de baterías, logrando por ejemplo captar inversiones de Amazon y WallMart. En transporte pesado hay ya bastantes experiencias con autobuses, se está comenzando en los camiones, y primeras aplicaciones en barcos y trenes en uso real.

Sector energía

Hay dos factores clave. La reducción del coste de producir energía renovable, en particular fotovoltaica, así como su generación intermitente, favorecen la producción de hidrógeno verde cada vez más barato. Por otra parte, la necesidad de descarbonizar tiene cada vez más impulso social y político, y va a acelerar la implantación del hidrógeno.

El hidrógeno y las pilas de combustible son tecnologías aplicables desde la pequeña escala (uso doméstico) hasta las grandes plantas industriales. Cuantas más pilas de combustible se utilicen, menos energía se desperdicia. Y cuanto más hidrógeno, menos se contamina. Actualmente ya se plantea, incluso, utilizar hidrógeno renovable para sustituir al hidrógeno producido con gas natural en refinerías y plantas de amoniaco, para lograr reducir las emisiones del sector químico y petrolero, que son hoy los primeros consumidores de hidrógeno (unos 60 millones de toneladas al año)

Otros

Por ejemplo los juguetes (sí, Imaginarium ha vendido coches de hidrógeno de juguete con el sistema de producción solar, sin necesidad de pilas) y la electrónica de consumo. Se trabaja en el desarrollo de teléfonos móviles con pila de combustible, para lograr más autonomía y recarga más rápida que con sistemas de baterías. Samsung tiene una buena tecnología en este campo, donde realiza unas 70 patentes al año.

El informe “The Fuel Cell Industry Review 2019”, de E4tech, detalla la evolución de ventas de pilas de combustible de los últimos años, donde destaca la preponderancia de Asia (Japón, China y Corea del Sur) y EEUU, con Europa de momento atrasada (RoW es “resto del mundo”).

 

 

 

Dónde invierte el Fondo

Según consta en el Folleto, este fondo invierte en compañías que cuenten con tecnología propia para ofrecer productos y servicios de energía sostenible, en particular, en tecnologías de hidrógeno y pilas de combustible, así como en compañías fabricantes de equipos, componentes, ingenierías especializadas, integradores o servicios conexos con contenido tecnológico que aporten más sostenibilidad en la producción, almacenamiento y uso de la energía.

Las empresas en las que se invierte son fabricantes de pilas de combustible (como la canadiense Ballard, o la norteamericana Bloom), fabricantes de electrolizadores para la producción de hidrógeno (como la noruega NEL), y especialistas en aplicaciones nicho (como Plug Power, especialista en carretillas de hidrógeno).

También se incluyen en cartera empresas con una buena tecnología en energías sostenibles (como la china Jinko Solar) y empresas que, aún teniendo otros campos de actividad más conocidos, son actores destacados en este campo: por ejemplo Panasonic, que por una parte vende baterías a Tesla y por otra fabrica miles de pilas de combustible, o 3M, que fabrica componentes de pilas de combustible.

 

 

 

 

La exposición a renta variable será como mínimo del 75%. Detalles sobre las inversiones, documentación legal, gráficas de rentabilidad y otra información está disponible en la web de Renta 4 Banco, en el siguiente enlace

 

 

 

 

Ariema, asesor del Fondo

 

Ariema cuenta con ingenieros que llevan 30 años trabajando en hidrógeno. Fue fundada hace 18 años, y es la primera empresa española especializada en hidrógeno y pilas de combustible. Es muy activa en I+D y formación. Cuenta con tecnología propia para fabricar electrolizadores, y realiza consultoría e ingeniería especializada. Tiene experiencia en la instalación de pilas de combustible (Plug Power, Ballard, Spectronik…), ha diseñado y construido plantas “llave en mano” de producción de hidrógeno verde, y participa en las licitaciones de producción de hidrógeno a escala megavatio que empiezan a convocarse.

 

 

 

 

Entrevista en Radio Intereconomía

 

 

 

Si quiere escuchar la entrevista realizada en Radio Intereconomía a nuestro Director General, sobre las inversiones en hidrógeno y sobre este Fondo de Inversión, dispone aquí del enlace:

 

 

 

 

Cómo contratar, y aviso legal

 

 

 

Ariema asesora el fondo “Renta 4 Megatendencias Fi Ariema Hidrógeno y Energías Sostenibles”, con código ISIN ES0173130008, para la entidad RENTA 4 GESTORA, S.G.I.I.C, S.A. El fondo puede contratarse en cualquier oficina de Renta 4 Banco, o a través de www.r4.com. ARIEMA, en su papel de asesor, ha recopilado en esta página diversa información sin que ello suponga en ningún caso  una recomendación de inversión en este Fondo.

 

Renta 4 Megatendencias Fi Ariema Hidrógeno y Energías Sostenibles es un Fondo de Inversión gestionado por Renta4 y asesorado por Ariema Fifo S.L.. Salvo por dicha relación con Renta 4, Ariema Fifo S.L. es una entidad no habilitada para asesorar con habitualidad y por ello no tiene autorización ni está supervisada por la CNMV. El contenido de esta web es meramente informativo y no constituye una oferta de compra, venta o suscripción del fondo mencionado. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio del fondo puede sufrir tanto incrementos como descensos y los inversores podrían no recuperar el importe originalmente invertido.