El hidrógeno es el elemento más abundante del universo, sin embargo, en la Tierra no se encuentra en forma libre, si no combinado con otros elementos, como con oxígeno formando agua (H2O), con carbono formando hidrocarburos, o con otros elementos formado una infinidad de compuestos distintos.

El hidrógeno es un vector energético versátil y no contaminante, es decir, es un portador de energía, de tal manera que ésta pueda liberarse posteriormente de forma controlada. A partir de él se puede obtener calor y electricidad.

El hidrógeno va a jugar un papel clave en la transición energética ya que:

Permite una mayor penetración de las energías renovables en el mix eléctrico, actuando como almacenamiento de energía a gran escala y durante largos periodos de tiempo.

Permite la descarbonización del transporte, del uso de la energía en los hogares y en la industria.

Sirve como materia prima para la producción de diferentes combustibles.

Permite una distribución sencilla de la energía, entre sectores y entre regiones.

Según la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) la implementación de estas tecnologías en España conseguiría evitar la emisión de 15,12 millones de toneladas de CO2 al año de cara a 2030 y ayudaría a crear 227 000 puestos de trabajo generando un mercado nacional de 1300 millones de euros anuales.

Son múltiples las oportunidades que nos brinda el hidrógeno y sus beneficios asociados. Los principales mercados del hidrógeno son:

Industria: uso del hidrógeno como materia prima en refinerías, producción de amoniaco, etc. Sustituyendo el hidrógeno producido a partir de combustibles fósiles por hidrógeno verde (vía electrolisis) se consigue reducir las emisiones de CO2 enormemente.

Movilidad: utilizando el hidrógeno como combustible alternativo favoreciendo a la movilidad sostenible

Almacenamiento de energía: el hidrógeno permite almacenar energía a gran escala, ayudando a la gestión de las energías renovables, de carácter intermitente y estacional.

El hidrógeno, por tanto, favorece la seguridad de suministro y nos permite tener una independencia energética exterior, reduciendo las importaciones de combustibles fósiles. Además, aumenta la flexibilidad del sistema eléctrico y facilita una mayor integración de las energías renovables en el sistema energético.

¿Quieres saber más? 

En ARIEMA te ofrecemos diferentes soluciones y servicios, relacionados con las tecnologías del hidrógeno y de las pilas de combustible, siempre adaptándonos a tus necesidades.